Llámanos o escríbenos por whatsapp al 637.513.440

¿Comprar o alquilar?

A la hora de comprar surgen dudas sobre si hay otras opciones o qué opción es mejor para mí. En este punto es dónde entra la alternativa del alquiler en general y a raíz de aquí la duda de… ¿qué es mejor para mis necesidades, alquilar o comprar?

¡No te preocupes! Este debate interior se va a aclarar en el siguiente artículo, exponiendo las diferencias entre una cosa y otra. Y a partir de aquí la elección es tuya.

bebe profe

Cuando compramos, nos gastamos una suma de dinero para obtener un bien para nosotros y somos nosotros mismos los que nos hacemos cargo del mantenimiento, roturas, entre otras cosas y en caso de querer cambiar ese bien debemos comprar otro o empezar de nuevo la búsqueda de alternativas.

Una de las opciones que surgen es la reventa pero en el caso de los accesorios de bebés, según un estudio que hemos llevado a cabo con padres y madres experimentados, los resultados obtenidos son que el 52% de las familias siguen guardando estos accesorios en casa y no saben qué hacer con ellos. ¡El mercado de segunda mano no es fácil!

Y en el caso de conseguir venderlos el valor por el cual se podrán vender el total de los accesorios, oscilará los 900€. Económicamente el alquiler sale más barato pero además, te ahorras todos las preocupaciones de ir a las tiendas a comprar y después buscar compradores para venderlos.

En cambio, cuando alquilas tienes la ventaja de que pagas por el tiempo que vas a utilizar ese bien, en el momento en el que te canses del bien o del artículo únicamente se tiene que contactar con la empresa, devolverlo y el importe que pagabas se dejará de cobrar automáticamente. Y en caso de querer cambiarlo por algo más moderno o actualizado ¡puedes hacerlo! ¿No es genial?

Y por último, es que una vez que no necesites lo alquilado, en vez de estar ocupando espacio como algo que compras, que lo guardas en el trastero y ocupa espacio y te tiras meses y meses sin utilizar hasta que lo tiras o lo consigues dar o vender, es que cuando te cansas, no lo quieras, o no lo necesites lo devuelves a la empresa y ya está, ¡fuera complicaciones!